miércoles, 16 de abril de 2008

MANIPULAR LA PALABRA. Dmp8.

Leo con sorpresa en la edición de ADN de hoy (16/4/08), que Cornelio, un guerrillero de las FARC entrevistado en exclusiva para ADN.ES, afirma que lo que ellos hacen “no son secuestros, son retenciones políticas”. Y no puedo evitar una sonrisa (aunque dolorosa), como no puedo evitarla al oír decir a nuestros políticos que el hecho de llevar agua del Ebro a Barcelona no es un trasvase.
A mí, que siempre he defendido la importancia de cuidar la lengua y hablar con propiedad, me resulta curioso y cínico este ejercicio de hilar fino cuando se les hace imprescindible manipular las palabras para que nadie pueda acusarlos de contradecirse o de rectificar (ya ven: niegan ser sabios).
Y es que, a veces, es cierto que el lenguaje ayuda a construir la realidad que nos envuelve. Pero que no se engañen: no hasta el punto de hacernos “comulgar con ruedas de molino”.

No hay comentarios: