lunes, 14 de enero de 2013

LIGA DE FÚTBOL. Dmp93.



No me apasiona el fútbol. Creo que está sobrevalorado en nuestra sociedad. Durante el franquismo creíamos que el régimen nos distraía y domesticaba con el fútbol, cuando entonces, prácticamente, sólo se jugaba y televisaba los domingos. ¿Qué diremos en la actualidad? El fútbol lo invade todo. La jornada de Liga comienza el viernes y acaba el lunes. Los horarios se han esparcido por todo el fin de semana para que todos los partidos puedan ser vistos por televisión (previo pago, eso sí). Los martes y miércoles son para la Champions y los jueves para la Europa League. Cada día tiene su partido.

Creo que fue el inconmensurable actor Fernando Fernán Gómez quien vino a decir que el fútbol le parecía un experimento sociológico muy interesante: veintidós multimillonarios en pantalón corto divirtiendo al pueblo. Que cada uno deduzca lo que al fútbol le queda de deporte y lo que le queda de negocio y entretenimiento de masas. Hablo del fútbol de Primera división, claro; las categorías inferiores son otra cosa. Aunque también en ésas hemos oído anécdotas de padres que, en vez de educar a sus hijos en el espíritu deportivo, los azuzan para que agredan al contrario o son ellos mismos los que insultan y agreden al árbitro.

A pesar de todo, quiero destacar algo que, a mi juicio, tiene de bueno el campeonato de Liga. Este fin de semana, la Liga ha llegado a su ecuador: ha terminado la primera vuelta. La ventaja del Barça es espectacular, pero no hay nada decidido todavía, menos aún en los puestos de descenso. Todo es posible todavía.

La Liga es el campeonato de la regularidad. Todas las victorias valen lo mismo, 3 puntos; da igual si ha sido una goleada o una victoria por la mínima. Una gran victoria no sirve de mucho si a ella siguen varias derrotas. La clave es la constancia. Y creo que ésa es una buena lección para la vida. Y para el curso.

Pasó una evaluación. Quedan dos por delante. No hay que dar nada por perdido. Todo es posible todavía.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Futbol es futbol...