martes, 25 de junio de 2013

BODAS DE PLATA, BODAS DE NADA. Dmp112.

Bodas de plata. Hoy hace 25 años de lo que pudo haber sido y no fue. O sea, bodas de nada. Difícil descubrir si aquello fue voluntad del cielo o tan sólo de una autoridad humana (“demasiado humana”). Por eso, afortunadamente, no he perdido la fe, como he visto suceder en otros. Doy gracias a Dios por no dejarme confundirlo con quienes dicen hablar en su nombre. Pero los veinticinco años han pasado y el tiempo es uno de los grandes maestros de la vida.

Supongo que todos tenemos en la vida algún que otro “pudo haber sido y no fue”. Y, si bien es probable que nunca se supere, aprendemos a convivir con él y descubrimos cuánto de verdad puede haber en aquello de que “Dios escribe recto con renglones torcidos”.

Todo lo que he vivido, todo lo que soy, no sería como es si hoy las bodas fueran de plata. Lo son de nada, pero de una nada muy rica: amistades verdaderas, viajes maravillosos, una profesión que me apasiona, obras de teatro estrenadas, libros publicados y, sobre todo, una gran libertad e independencia. Probablemente, nada de eso habría existido si hoy las bodas fueran de plata.

En la vida no todo depende de nosotros. A veces, las decisiones que otros toman determinan nuestra vida. Aceptarlo con paz y serenidad y construir a partir de ahí es un reto. Me alegra poder decir hoy que un reto superado. Y con nota. Si soy yo mismo quien se evalúa, no voy a ser menos generoso que cuando evalúo a mis alumnos.

Sobresaliente cum laude.


1 comentario:

Anónimo dijo...

FELICIADES por ese aprobado con nota. Siempre adelante, positivo y constructivo, para ti, para tus alumnos y para el testimonio de FE. Te deseo que lo superes definitivamente y con "cum laude". Te deseo mucha Paz.