viernes, 7 de marzo de 2014

CUARESMA. Dmp130.

Para llegar a ser una buena bailarina, hay que ensayar mucho,
caer más de una vez al hacer las piruetas al inicio,
pero seguir entrenando sin desaliento,
porque nadie nace siendo una estrella.

Para llegar a ser un atleta campeón olímpico, hay que entrenarse mucho,
perder más de una competición y más de cien,
hacer dieta y entrenar duramente,
porque nadie nace siendo un campeón.

Para llegar a ser un buen violinista, hay que ensayar mucho,
romper más de una vez las cuerdas del violín, desafinar algunas veces,
pero seguir insistiendo hasta encontrar la nota justa, la melodía adecuada,
porque nadie nace siendo un genio.

Para llegar a ser buena persona, también hay que ensayar y entrenarse,
fracasar, quizá, no conseguirlo y, no obstante,
continuar insistiendo, sin desfallecer, sin hacer caso de aquellos que dicen
que ser bueno es de idiotas y de tontos.

La Cuaresma es una oportunidad para entrenarnos,
para ensayar el camino de la bondad, sin miedo a hacer el ridículo,
para esforzarnos en el entrenamiento de nuestro yo, de nuestra personalidad,
sabiendo que no estamos solos, Alguien camina a nuestro lado
y nos llevará hasta la victoria de la Pascua.


(Fragmento de "Mi profe de reli")

No hay comentarios: