lunes, 28 de abril de 2014

UN HOMBRE BUENO. Dmp133.


No sóc culé. Ni tan sols m’agrada el futbol i sóc crític amb la seva omnipresència i els seus privilegis, com els deutes que l’Estat consent a alguns clubs. Quan jo era petit, es deia que Franco ens distreia amb el futbol i jo crec que, en certa manera, això continua passant.

No sóc culé i ni tan sols m’agrada el futbol, però estic emocionat per la prematura mort de Tito Vilanova i em crida l'atenció com tots els testimonis coincideixen en destacar que va ser un home bo. Què bonic sentir això d’algú, en aquests temps en els quals volen fer-nos creure que, en realitat, els bons són ximples!

Tots els que el van conèixer, destaquen de Tito la seva humilitat i la seva senzillesa. Va saber ser segon, quan era allò que li tocava, i estar a l’ombra de Guardiola. Va saber aprofitar la seva ocasió i l’any que va ser el primer entrenador va aconseguir no només la victòria, sinó un rècord de punts. I tot amb senzillesa, sense vanaglòria.

Com va preparar amb senzillesa, segons expliquen, el seu funeral i va decidir qui devia de ser-hi. No més de vint persones, els seus íntims, imagino. La discreció fins el final. Si aquests fossin els valors del futbol, em reconciliaria amb ell. Si això fos l’esport, començaria a defensar-lo. Humilitat, treball en equip i amagat. Discreció.

Va ser un home bo. Al meu parer, no hi ha millor epitafi per a un home. Descansi en pau.

***********************************

No soy culé. Ni siquiera me gusta el fútbol y soy crítico con su omnipresencia y sus privilegios, como las deudas que el Estado consiente a algunos clubes. Cuando era niño, se decía que Franco nos distraía con el fútbol y yo creo que, en cierto modo, lo mismo sigue pasando.

No soy culé y ni siquiera me gusta el fútbol, pero estoy emocionado por la prematura muerte de Tito Vilanova y me llama la atención cómo todos los testimonios coinciden en destacar que era un hombre bueno. ¡Qué hermoso oír eso de alguien en estos tiempos en los que algunos quieren hacernos creer que, en realidad, los buenos son tontos!

Todos los que lo conocieron, destacan de Tito su humildad y su sencillez. Supo ser segundo, cuando era lo que le tocaba, y estar a la sombra de Guardiola. Supo aprovechar su ocasión y el año que fue el primer entrenador consiguió no sólo la victoria, sino un récord de puntos. Y todo con sencillez, sin vanagloria.

Como con sencillez preparó, según dice, su funeral y decidió quién debía estar en él. No más de veinte personas, sus íntimos imagino. La discreción hasta el final. Si ésos fueran los valores del fútbol, me reconciliaría con él. Si eso fuera el deporte, empezaría a defenderlo. Humildad, trabajo en equipo y escondido. Discreción.

Era un hombre bueno. Desde mi punto de vista, no hay mejor epitafio para un hombre. Descanse en paz.

No hay comentarios: