lunes, 10 de noviembre de 2014

UN PAÍS NUEVO, ¡SÍ! Dmp143.

Quiero colaborar en construir un mundo nuevo,
una nueva sociedad más justa
donde la honestidad y la honradez sean tan habituales
que los corruptos hagan el ridículo;
donde la justicia sea ciega de verdad
y no haga acepción de personas;
donde la milicia sea un servicio
en defensa de la paz y la justicia.

Quiero construir un mundo nuevo
donde no haya vallas ni alambradas,
donde marchar a otras tierras
sea un placer y no una necesidad,
donde los inmigrantes sean tratados con dignidad,
como iguales,
y no encerrados en centros que se dicen de acogida
pero son de reclusión.

Quiero construir una sociedad
donde la riqueza esté repartida con equidad,
donde los impuestos se puedan pagar con gusto
porque su destino es transparente, honesto y justo,
porque las regiones más ricas colaboran
gozosamente
en el desarrollo de las más pobres.

Quiero construir una nueva sociedad
donde la vivienda sea un derecho y no un privilegio,
un país donde las cárceles rehabiliten de verdad.
Una sociedad en la que el trabajo
sea un derecho logrado por todos
y no un privilegio,
sea una actividad que ayuda a crecer
y no una explotación, una esclavitud del siglo XXI;
donde el trabajo sea un servicio a la sociedad
y no sólo la manera de sobrevivir.

Quiero construir un mundo donde la tolerancia
sea el aire que se respira,
donde el respeto sea tan habitual
que el perdón resulte extraordinario por innecesario.

Quiero derribar todos los muros que nos separan.
Quiero construir un nuevo país, ¡sí!
Pero no entiendo que la manera de hacerlo
sea levantando una nueva frontera.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena reflexión en los tiempos y dias que corren! !!! Eloy