sábado, 21 de febrero de 2015

CUARESMA PARA TODOS Dmp147.



Hemos empezado la Cuaresma. ¿Cómo hablar de ella sin que suene a cuestión de iglesia y sacristía? ¿Cómo darle importancia sin que mis amigos que no comparten mi fe me miren raro?

Y, sin embargo, creo que la Cuaresma puede ser válida también para quien no cree, como un tiempo de reflexión y de cambio, como un tiempo para reorientar la propia vida, para discernir lo esencial y lo accesorio, porque a todos nos ocurre que, en el día a día, hay mucho de accidental que vivimos como fundamental.

La Cuaresma puede ser, para todos, un tiempo para reorientar la propia vida. Todos necesitamos un Norte y hemos de saber redirigir nuestra vida hacia este polo, porque a veces la vida se nos despista. La diferencia está en que quienes creemos sabemos dónde está nuestro Norte, en Jesús, y que el cambio no lo opera tanto nuestro esfuerzo como su gracia y su amor.

No hay comentarios: