lunes, 2 de noviembre de 2015

Día de difuntos.

De mi libro: El Sol en su cenit.

De polvo y gloria.
Éste es nuestro a-de-ene.
Nuestro genoma no admite discusión:
fango del fango y, sin embargo,
un barro de altas miras,
polvo interestelar y, más allá,
perseidas de la gloria.

De polvo y gloria.
Un polvo que se esparce
en la infinita duración de aquel amor
que nos pensó un instante eternamente.
Polvo para morir
y sepultar el fango bajo tierra;
gloria, para llevar el polvo hasta la cumbre.

No hay comentarios: