sábado, 5 de diciembre de 2009

SOLIDARIDAD CON AMINETU HAIDAR. Dmp34.









España descolonizó el Sahara Occidental de manera precipitada y abandonándolo a su suerte. Puede entenderse: el dictador estaba en sus últimos días y la realidad política interna era suficientemente complicada como para dedicar atención a otros problemas externos.

Más de 30 años después, el Sahara Occidental sigue abandonado a su suerte y esto ya no puede entenderse. Nadie hace cumplir las resoluciones de la ONU y ese territorio sigue oprimido por Marruecos, un reino en el que no se respetan los derechos humanos.

Esta señora lleva luchando por la dignidad de su pueblo y por el respeto de los derechos humanos toda la vida, por lo que ha recibido diversos galardones y reconocimientos internacionales. Ahora lucha por su propia dignidad. Inopinadamente, el reino de Marruecos le prohibió la entrada en el Sahara, precisamente cuando regresaba de recoger un galardón por su labor humanitaria. Le retiró el pasaporte y la deportó a España (a la isla de Lanzarote) sólo por haber rellenado su tarjeta de embarque poniendo el Sahara como su país, y no Marruecos. El gobierno de Marruecos exige que debe pedir perdón al rey, al que ha ofendido.

Ella está en huelga de hambre y dispuesta a morir si no la dejan regresar a su casa, en el Sahara, con sus hijos. Es lo único que pide. ¿Tan extraño es?

¿Y nadie va a poder hacer nada por ella?

El gobierno español (sobre todo, los gobiernos socialistas) lleva años tratando al reino de Marruecos como a un buen vecino e, incluso, como a un amigo. Nunca le reprocha su falta de respeto por los derechos humanos o su poco democrático sistema; nunca le hacen cumplir las resoluciones de la ONU sobre el referéndum de autodeterminación del Sahara. Y así va pasando el tiempo sin que nadie se moje por ese pueblo.

Pero ahora alguien va a tener que mojarse, porque el tiempo juega en contra. Amineatu lleva más de 20 días en huelga de hambre y está decidida a morir por defender su dignidad, atropellada por una arbitraria retirada del pasaporte, una ilegal deportación a España y el hecho de que se le impida regresar a su hogar.

¿No vamos a hacer nada por ella?



© Luis María Llena.
Barcelona, diciembre de 2009

1 comentario:

Anónimo dijo...

M'agrada llegir la teva nota. fa dies que a la feina parlo del tema amb la meva companya i altres d'aquesta dona i a la gent li costa comprendre la seva postura i el que és més la responsabilitat d'Espanya en tot això. Per cert Espanya segueix mirant a una altre banda i només li preocupa com a tants altres que ella estigui en territori espanyol.
Jo conforme conec el tema més a fons més entenc la postura de la Sra. Aminetu Haidar. Prego perque arribi a una solució i els seus fills no quedin orfes.


Un petonàs i gràcies per les teves bones reflexions,


Mercè