lunes, 17 de mayo de 2010

SOLIDARIDAD, PERO BIEN GESTIONADA. Dmp52.

Quisiera vencer la tentación, que es muy grande, de volver a hablar esta semana de nuestros políticos. Ganó la opción C, es cierto, en una consulta de bajísima participación. El presidente del gobierno español hizo (¡por fin!) lo que tantas veces prometió que nunca haría y, no obstante, sigue en el cargo echándole la misma jeta de siempre. ¡Qué envidia el Reino Unido! Allí el primer ministro pierde las elecciones y lo reconoce, y reconoce su responsabilidad, y dimite… Entre nosotros, nadie dimite. Ni Rajoy, que ya ha perdido dos elecciones, ni Llamazares, que sigue en uno de los dos únicos escaños con los que su gestión dejó a Izquierda Unida. Ni ZP, que ha emprendido medidas por las que hubiera puesto a parir a la derecha.

Como ves, querido lector, la tentación es grande. Pero quiero vencerla. Quiero aportar mi granito de arena para sofocar la crispación, el desencanto. Quiero aceptar, públicamente, que algo hay que hacer y que quienes tenemos trabajo y un sueldo mensual, habremos de sacrificarnos, si quiera mínimamente, por todos aquellos que perdieron su trabajo, que malviven, incluso. Permítasenos pedir, tan sólo, que nuestro sacrificio sirva para algo, que no se dilapide como se hizo antes, que se gestione el país con rumbo e ideas claras. Que decidan los técnicos y no los políticos. Mi solidaridad la tienen, mi sacrificio también, pero pido que estén bien gestionados.

Porque tengo la sensación de que el pueblo (y no pretendo arrogarme su portavocía) pasa ya mucho de tanta lucha partidista, de tantas dos Españas, cuando todos vamos en el mismo barco. El pueblo quiere vivir tranquilo, con paz, con serenidad, sin crispación… ¿No os lo pareció así ayer por la noche? La gente se lanzó a la calle: ¡el Barça ganó la liga! Explosión de alegría, las bocinas de los automóviles sonando, cohetes y fuegos artificiales en medio de una crisis…

¿Quién dijo algo de cómo Franco utilizaba el fútbol para no sé qué?

© Luis María Llena.
Barcelona, mayo 2010.

No hay comentarios: