viernes, 8 de abril de 2011

El viejo que me enseñó a pensar.

ISBN: 978-84-15021-40-7 Formato: 14’7 x 21 Páginas: 132 Precio: 12 € Edición: Ediciones Carena. Barcelona, 2010.



En estos tiempos de prisas y de estrés, esta obra quiere recuperar el placer de la charla pausada y amigable. En medio de la trivialidad, quiere invitarnos a reflexionar sobre temas fundamentales y universales, aunque sea de una manera inicial e, incluso, superficial: el lector, si lo desea, siempre podrá profundizar más tarde por su cuenta. En esta época en la que viven más ancianos que nunca y, sin embargo, idolatramos la juventud, esta obra quiere recuperar el valor de la sabiduría que sólo dan los años.

El viejo que me enseñó a pensar narra los encuentros de un niño y un anciano, en la España de 1953. Encuentros que comenzaron por casualidad y se convirtieron en una costumbre semanal. Diez encuentros que a aquel niño le parecerán muchos más, por cómo llegaron a marcar su vida durante aquel curso. En esos encuentros, el niño y el viejo abordarán temas como la libertad, el amor o la muerte. Serán diez encuentros que dejarán una huella profunda en aquel niño que ahora, ya casi anciano, los rememora y los escribe para que un día pueda leerlos su nieto, hoy recién nacido.


http://www.edicionescarena.org/

http://www.ojosdepapel.com/Index.aspx?article=3729

3 comentarios:

Mª Ángeles dijo...

Es un libro que merece la pena, muy interesante, ameno, profundo, sencillo...
Muy apropiado para adolescentes y jóvenes y también para animadores de grupos, catequistas...

Anónimo dijo...

Leer este libro me ha conmovido y me ha llenado de ternura. Ha sido una vuelta a mi adolescencia, que pasé durante 4 años, durmiendo en aquel dormitorio sin fin, descrito en la novela; estudiando en aquellas aulas y en el ‘estudio’ de la noche; jugando en aquellos patios, frontones, piscinas. . ., y rezando en aquella iglesia. Además de contemplando al “viejo”, personaje de la novela, orando y paseando. Y la identificación de cada uno de los lugares y, sobretodo, los personajes, ha sido como descubrir el pasado, cargado de emoción y valorando las experiencias de aquel momento y época, tan importante para cada uno.
Y, para colmo, el contenido de las conversaciones relatadas es sencillo pero muy rico y profundo, además de válido para trabajar con mis alumnos. Genial.
De ahí que, después de buscar el libro durante más de 4 meses, cuando lo encontré en el Corte Inglés para descargar, previo pago, en formato para eBook, lo leí en una tarde-noche, porque me fue imposible aguantar hasta el día siguiente para completar la reflexión e historia “figurada”.
GRACIAS Luis María (Ari) por esta joya para los que vivimos aquella época, en aquel lugar, y con los mismos valores cristianos y morales, que muestras en el libro.
De un admirador de tus escritos y reflexiones . . .

Luis María Llena dijo...

GRACIAS admirador anónimo. No sé quién eres, pero agradezco de corazón tus palabras. Luis María.