lunes, 19 de julio de 2010

VACANCES / VACACIONES. Dmp55.

Sovint, quan em presenten algú que no conec i li diuen que sóc professor, el seu primer comentari és: “Què bé! Tres mesos de vacances...” Sé que és una experiència comuna a molts docents que, al principi, aquests comentaris ens molesten però arriba un moment en que ja no ho fan. A l’inici, ens esforcem en rebatre el nostre interlocutor explicant-li amb detall la nostra feina i la data en què agafem les vacances i la data en què reprenem el treball; ara, més aviat, li donem la raó: “Doncs, sí, tinc vacances tot l’estiu. A més de quinze dies per Nadal, una setmana per Setmana Santa i tres ponts”. I la conversa acaba aquí perquè l’altre ja no sap pas què dir.

No ho puc negar, una de les coses bones de la meva feina són les vacances. Com que jo vaig passar directament d’ésser estudiant a ésser professor, sempre he tingut aquestes vacances i, de vegades, sospito que si mai em dediqués a altres tasques, em costaria molt assumir unes vacances de tres setmanes a l’estiu i set dies distribuïts al llarg de l’any, que és el que té el comú dels mortals (tot i que també hi ha qui en té més, que tots els qui col·lapsen les carreteres en quant que hi ha dos dies de festa no són pas profes).Sí, les llargues vacances són una de les sorts que tinc, tot i que dubto que ningú pogués aguantar la meva feina només per aquest benefici. M’agrada la meva feina i aquesta és una altra de les meves sorts.

Les vacances són una necessitat i un dret; un dret irrenunciable, segons el nostre ordenament jurídic (així, per exemple, només en el cas de l’extinció del contracte laboral es poden canviar per retribució monetària). Són una conquesta de la nostra societat i de la nostra època que altres generacions, no tan llunyanes, no podien gaudir. Quan jo era petit, el meu pare, metge de professió, va passar molts anys sense vacances ni festius i, quan va començar a tenir-los, no va ésser pas perquè l’administració els hi concedís, sinó perquè es posaven d’acord amb altres companys i es substituïen mútuament.

Afortunadament, els temps han canviat i aquest descans, d’una o una altra manera, el pot gaudir tothom. Tot i que gaudir les vacances no sempre és descansar. Hi ha qui porta un ritme de vida tan frenètic a les vacances que torna a la feina gairebé més cansat del que va marxar. Es justifiquen amb allò que, com a mínim, han canviat d’aires. I serà veritat. Però tornen cansats.

Sospito que hi ha persones que, si no omplen les seves vacances d’un munt d’activitats, tenen la sensació d’haver perdut el temps o, fins i tot, s’avorreixen. En canvi, a les vacances es poden fer aquelles coses que el nostre habitual ritme frenètic (sobretot a ciutat) no ens permet fer: llegir, passejar, conversar llargament i tranquil·la amb els amics... Fins i tot, estar en soledat amb un mateix, pensant i fent silenci... Les vacances poden ésser un temps de trobar-se a gust amb un mateix; de retrobar-se, potser.

Les vacances són un bon temps per gaudir del dolce fare niente, que diuen els italians. I per recordar que la vida no és només allò que fem.

BONES VACANCES!




A menudo, cuando me presentan a alguien que no conozco y le dicen que soy profesor, su primer comentario es: “¡Qué bien! Tres meses de vacaciones…” Sé que es una experiencia común a muchos docentes que, al principio, estos comentarios nos molestan, pero llega un momento en que ya no lo hacen. Al principio, nos esforzamos por rebatir a nuestro interlocutor explicándole con detalle nuestra tarea, y la fecha en que cogemos vacaciones, y la fecha en que reemprendemos el trabajo; ahora, más bien, le damos la razón: “Pues sí, tengo vacaciones todo el verano. Además, quince días en Navidad, una semana en Semana Santa y tres puentes”. Y la conversación se acaba aquí porque el otro ya no sabe qué decir.

No lo puedo negar, una de las cosas buenas de mi trabajo son las vacaciones. Como yo pasé directamente de ser estudiante a ser profesor, siempre he tenido estas vacaciones y, a veces, sospecho que si algún día me dedicara a otras tareas, me costaría mucho asumir unas vacaciones de tres semanas en verano y siete días distribuidos a lo largo del año, que es lo que tiene el común de los mortales (aunque también hay quien tiene más, que todos los que colapsan las carreteras en cuanto hay dos días de fiesta no son profes). Sí, las largas vacaciones son una de las suertes que tengo, aunque dudo que alguien pudiera aguantar mi trabajo sólo por este beneficio. Mi trabajo me gusta, y ésa es otra de mis suertes.

Las vacaciones son una necesidad y un derecho; un derecho irrenunciable, según nuestro ordenamiento jurídico (así, por ejemplo, sólo en el caso de la extinción del contrato laboral pueden canjearse por retribución monetaria). Son una conquista de nuestra sociedad y de nuestra época que otras generaciones, no tan lejanas, no podían disfrutar. Cuando yo era pequeño, mi padre, médico de profesión, pasó muchos años sin vacaciones ni festivos y, cuando empezó a tenerlos, no fue porque la administración se los concediera, sino porque se pusieron de acuerdo con otros compañeros y se substituían mutuamente.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y este descanso, de una u otra forma, lo puede disfrutar todo el mundo. Aunque disfrutar las vacaciones no siempre es descansar. Hay quien lleva un ritmo de vida tan frenético en vacaciones que vuelve al trabajo casi más cansado de como marchó. Se justifican con aquello de que, como mínimo, han cambiado de aires. Y será verdad. Pero vuelven cansados.

Sospecho que hay personas que, si no llenan sus vacaciones de un montón de actividades, tienen la sensación de haber perdido el tiempo o, incluso, se aburren. En cambio, en las vacaciones se pueden hacer aquellas cosas que nuestro habitual ritmo frenético (sobre todo en la ciudad) no nos permite hacer: leer, pasear, conversar larga y tranquilamente con los amigos... Incluso, estar en soledad con uno mismo, pensando y haciendo silencio. Las vacaciones pueden ser un tiempo para encontrarse a gusto con uno mismo; para reencontrarse, quizá.

Las vacaciones son un buen tiempo para gozar del dolce fare niente, que dicen los italianos. Y para recordar que la vida no es sólo lo que hacemos.

¡FELICES VACACIONES!

© Luis María Llena.
Barcelona, juliol de 2010.

1 comentario:

Marcelo Figueira dijo...

"Te contaré un secreto, algo que no te enseñarán en tu templo: los dioses nos envidian, nos envidian porque somos mortales. Cada instante nuestro podría ser el último, todo es más bonito porque hay un final. Nunca serás más bella de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí."

para que vamos a luchar por una vida eterna ?