miércoles, 11 de julio de 2012

COHERENCIA. Dmp81.

Siempre me ha ocurrido que la gente me clasifica políticamente de manera radical e indudable, si bien cada uno me clasifica en un grupo diferente. A algunos, les basta saber que soy católico practicante, por ejemplo, para contarme entre los votantes del PP y creer que comulgo a pies juntillas con su programa político. Otros, sin embargo, conocedores de mi conciencia social, que se manifiesta en obras y no sólo en palabras, no dudan en afirmar que soy hombre de izquierdas. Para algunos soy un españolista, pero también me he encontrado con quien creía que yo era votante de CiU y que, incluso, podría mirar con simpatía el independentismo. Lo cierto es que a mí me costaría afiliarme a un partido político porque valoro mi independencia y soy incapaz de aceptar en su totalidad todo lo que hacen o dicen los de un partido concreto, ni aunque ése fuera el mío.

Todo esto viene a cuento de un correo electrónico que esta misma tarde me ha enviado un amigo, sin más texto que el asunto en el que me pregunta: por qué no escribes algo en tu blog sobre las mentiras del PP. Y me indica un enlace para consultar un artículo anti-PP (publicado en El País, claro). Supongo que el tal correo no tiene otra finalidad que tocarme las narices y que el tal amigo está convencido de que nunca escribiré ni una sola línea contraria a ese partido político, por lo que me apresuro a hacerlo, a pesar de que durante este año mi blog ha estado dedicado a la reflexión sobre valores y no sobre la actualidad. La polémica sobre la cuestión catalana dejó en mí un cierto sinsabor por algunas de las airadas respuestas que recibí (alguna de este mismo amigo) hasta el punto que decidí no dedicar más tiempo a esas cuestiones que tanto dividen. Pero no quiero que pueda decirme que no escribo porque se trata del PP…

¿Y qué puedo decir sobre el actual gobierno y su presidente, el señor Rajoy? Pues exactamente lo mismo que, en público y en privado, expuse sobre el señor Zapatero: que para mí la coherencia es una virtud y me parece impresentable que alguien gobierne haciendo justo lo contrario que prometió que haría o que juró que jamás haría. Mido con el mismo rasero a ZP y a Rajoy, porque ambos manifiestan la misma falta de decencia y, encima, quieren hacernos creer que son hombres de estado. Lo dije entonces y lo digo ahora: si de verdad el gobernante está convencido de que es inevitable hacer lo contrario de cuanto dijo, lo mínimo que puede exigírsele es que dimita y dé paso, si no a unos nuevos comicios electorales (nuestra economía no está para esos gastos), al menos a otra persona diferente de su mismo partido. Simplemente por coherencia. Y por honor.

Y esa coherencia es exigible a toda la clase política y a todos los partidos, con independencia de si están en el gobierno o en la oposición. Es la falta de esa virtud la que aleja a la ciudadanía de sus dirigentes; es la causa de lo que se ha dado en llamar desafección de la política. Hace unos meses, siendo gobierno, el PSOE subió el IVA y el PP, entonces oposición, lo criticó duramente. Hoy, el gobierno del PP decide subir el IVA y el PSOE, en la oposición, está en contra. ¿Cómo pretenden que la ciudadanía comprenda y comparta esas actitudes?

Si de verdad esta crisis es tan grande como dicen (algo que no dudo) cabría esperar que todos los partidos políticos parlamentarios o, al menos, los dos grandes con posibilidad de gobernar, se sentaran a una mesa y colaboraran en hallar soluciones y no tan sólo en generar discusiones.

¡Va por ti, amigo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por las alusiones!
Yo sólo digo q si PP y PSOE son igual de buenos, o malos, para mí, por lo menos, el PSOE de Zapatero en 7 años hizo posible la ley del matrimonio sexual, q el aborto fuera legal, Retirar las tropas de Irak, la primera ley contra la violencia Machista, ley antitabaco, la devolución de los "papeles de Salamanca" a la Generalitat, la ley de reproducción asistida, ley de Igualdad, ley de Memoria histórica, etc
Muchas de éstas leyes me han gustado y he celebrado, vamos a ver cuántas de las q hará el PP podré celebrar tb. De momento ninguna.
Un beso!

Anónimo dijo...

Y se pusieron una venda en los ojos al ser preguntados por la crisis económica aludiendo a los brotes verdes... No nos quedemos solo con lo que nos gusta. En esta sociedad de hoy en día hace falta mucha, muchísima, autocrítica!
Y no soy ni de unos no de otros, sino que cada vez me dan más ganas de ser apolítico, aunque no me atreva a decirlo muy alto ya que me enseñaron hace 3 años que el hombre es un animal político (Aristóteles, s.IV aC)


Un exalumno de filofosía.