lunes, 24 de diciembre de 2012

NAVIDAD 2012. Dmp90.


Nadals negres
(Conte de Nadal 2012)
A Babacar.

Ella era blanca i el seu nen era negre. Adoptat. El color mai no havia sigut un problema per a ella. Fins i tot recorda quan, esperant-lo encara, mostrà a la seva millor amiga la primera fotografia del seu fill i ella va exclamar: Ui! Si és com els nens del DOMUND. I van fer unes rialles.

Ella sempre s’havia pres amb humor la qüestió del color i així li havia ensenyat al seu fill. Per això li va sorprendre que, enmig del sopar de Nadal, el nen els digués:

-Mare, ja sé que no sou pas racistes, però…
El pitjor de la família sempre és l’ovella negra, o el cigró negre.
Quan algú és malvat, dieu que té l’ànima negra.
Quan feu dol us vestiu de negre.
Ningú no vol aparèixer en una llista negra.
L’humor més sarcàstic és humor negre.
A la pesta assassina se li va dir pesta negra.
El dia en què s’enfonsà la borsa va ser un dijous negre.
La mala sort sempre ve acompanyada d’un gat negre.
L’ estraperlo és mercat negre i els diners il·legals són diners negres.

La mare no sabia què respondre. El nen va seguir:

-Mare, no m’importa. Ja estic habituat. Allò que em molesta és que, amb l’excusa de la neu, hagin de ser els Nadals blancs.

Després d’uns segons, necessaris per refer-se de la sorpresa, la mare va respondre:

-Tens raó, carinyet. Aquest any celebrarem els Nadals negres.

I algú entre els convidats va cridar: Visca Baltasar!

S’apagaren els llums, tot es va reduir a negre. I en aquella foscor, a la vora del nen i del portal, només va brillar una llum: el seu somriure.

BON NADAL. Amb els meus millors desigs per al 2013.



Navidades negras
(Cuento de Navidad 2012)
A Babacar.

Ella era blanca y su niño era negro. Adoptado. El color nunca fue un problema para ella. Aún recuerda cuando, esperándolo todavía, le enseñó a su mejor amiga la primera fotografía de su hijo y ésta exclamó: ¡Huy! Si es como los niños del DOMUND. Y echaron unas risas.

Ella siempre se había tomado con humor la cuestión del color y así se lo enseñó a su hijo. Por eso le sorprendió que, en medio de la cena de Nochebuena, el niño les dijera:

-Mamá, ya sé que no sois racistas, pero…
El peor de la familia siempre es la oveja negra, o el garbanzo negro.
Cuando uno es malvado, decís que tiene el alma negra.
Cuando lleváis luto os vestís de negro.
Nadie quiere aparecer en una lista negra.
El humor más sarcástico es humor negro.
A la peste asesina se la llamó peste negra.
El día en que se hundió la bolsa fue un jueves negro.
La mala suerte siempre viene acompañada de un gato negro.
El estraperlo es mercado negro y el dinero ilegal es dinero negro.

La madre no sabía qué responder. El niño siguió:

-Mamá, no me importa. Ya me he acostumbrado. Lo que me fastidia es que, con la excusa de la nieve, tengan que ser las Navidades blancas.

Tras unos segundos, necesarios para reponerse de la sorpresa, la madre respondió:

-Tienes razón, cariño. Este año celebraremos las Navidades negras.

Y alguien entre los invitados gritó: ¡Viva Baltasar!

Se apagaron todas las luces, todo se redujo a negro. Y en aquella oscuridad, junto al portal y al niño, sólo brilló una luz: su sonrisa.

FELIZ NAVIDAD. Con mis mejores deseos para el 2013.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Le he mandado a unos amigos, que acaban de adoptar a un niño negro, como hicimos en mi familia en el 2003, una felicitación con tu cuento de navidad -firmado por ti, claro-. Su comentario, además de emocionarle, como a mi, ha sido lo siguiente: "Muy bonito … pero por sacarle punta, no me termina de convencer la moraleja. Al final se apaga la luz y todo es negro (oscuridad-> connotación negativa) y solo se ve la sonrisa que es blanca (claridad-> Blanco-> positivo)".
GRACIAS, Luis María, por tus aportaciones, que son profundas, intensas, ricas y enriquecedoras... FELIZ AÑO 2013.